miércoles, 3 de abril de 2013

¡ADIÓS SAMIGOS!

Desde el día de la fecha el presente blog cesa en sus actividades aquí. Igual ya venían medio cesadas, así que el anuncio, calculo, no es gran cosa. No es la misma sorpresa de cuando eligieron el último Papa, por ejemplo. No sé si enteraron que es un argentino.

En fin, que los últimos textos se pueden padecer todos juntos en esta nueva dirección. Allí mismo se seguirán publicando algunos nuevos a medida que el autor y sus necesidades artísticas (jamás comerciales) lo consideren conveniente. No hay posibilidad de dejar comentarios allí, de modo que toda comunicación deberá dirigirse a través de Twitter, en la ya consabida cuenta @notevayas.

Nada más, los quise mucho y nos vemos por ahí.

martes, 26 de marzo de 2013

QUERIDO TWITTER (35)

Te amamos, Amado.
Querido Twitter: Cuando me increpan por ahí con cosas del tipo "pero vos que apoyás al gobierno, ¿y la corrupción?" contesto —imaginando que efectivamente todavía apoyo al gobierno— que sí, que qué demonios, que estoy a favor de la corrupción. Claramente. Y listo. Robar me parece bien. Santo remedio. Y la inflación también, me parece supercopada. Y la soberbia, y el INDEC, y 678, y todo lo que te parezca feo. Porque yo lo que apoyo básicamente, y con toda mi alma, es que nadie me rompa las bolas. No me Rompan las Bolas 2015. Te lo milito a muerte. Aunque todavía no es momento de hablar de candidaturas, claro. Perdón.

QT: No me vengan —exijo— con esa mafaldeada de las guerras y el hambre en el mundo. Flagelo, pero lo que se dice flagelo de verdad posta post, es que se te rompa la tapa del medio kilo de helado que te compraste y ya no sepas si eso blanco que anda esparcido por todos lados son chispas de chocolate blanco o tergopol. Oh, sí.

QT: Las pocas veces que salgo a comer —confieso, parado a dos metros de la línea de pobreza— me pido una pizza. Descubrí que ésa es la única forma de que no me sirvan poco. Cualquier otra cosa que vos pedís es indefectiblemente una porcioncita así de mierda en un plato cuadrado que yo si lo tuviera en mi casa, lejos de ponerle comida arriba, lo colgaría en la pared, mirá. En cambio una pizza es siempre una pizza. Hasta que, claro, se aviven e inventen la pizza gourmet, tamaño torta frita, y te la traigan en el mismo maldito plato cuadrado y gigante ése, con unas hojas de escarola alrededor. Ahí sí que vamoló.

QT: El "María" delante de otro nombre —se me antoja— es como el living de esas casas que están solo de vista y nunca se usan para nada, no sé si te diste cuenta. Tomá, onomástica, arquitectura y sociología en un solo parrafito. Andá llevando.

Te amamos, Enzo.
QT:  "Te amo" es algo que debo haber dicho —si no recuerdo mal— tres veces en mi vida. Una vez a Trossero en cancha de Central, después de un golazo de tiro libre. 3 a 2 sobre la hora. Y las otras dos la verdad que no me acuerdo. Muchos opinan que nunca hay que decir enormidades como "te amo". No estoy de acuerdo con eso. Se pueden decir perfectamente. Lo que sí, claro, cuando te las dicen no hay que escucharlas.

QT: Hoy —narro, haciendo un poco de realismo laboral, género de alto vuelo tuitero— voy a experimentar algo nuevo en relaciones humanas: no preguntarle a un compañero de trabajo que faltó por enfermedad cómo anda. Al cabo, si se reincorporó, ya estará curado, no. ¿Qué necesidad de preguntarle nada? ¿Quién puede ir a trabajar enfermo, no? Impensable. Bueno, aparentemente, me entero luego, se está muriendo. Y vino a trabajar  igual. ¿Qué se hace con esta gente? 


QT: Creo en la compensación de los padeceres y los goces. Lo que me gustaría saber es si lo que sufro ahora es por algo que ya gocé o por algo que gozaré en el futuro. ¿Qué cosa viene antes y qué después? ¿Cómo saber qué toca?

QT:  La mayoría de las personas vos las dejás de querer y pimba, no te quieren más. Qué interesados que son, no. Qué gente horrible.

Te odiamos, calor
QT: Como justo hace calor —increíble, no— me acuerdo de una película —de la escasa treintena que habré visto en mi vida— que creo constituye el mejor alegato contra el calor que se ha visto en la historia del cine; ésa de un barrio en el que hay negros, chinos, italianos y hace mucho calor y todos se pelean con todos porque hace calor. La inmediata respuesta de la turba de seguidores —Do the right thing, sí, Spike Lee, claro— me hace caer en la cuenta de que ésas son películas, ves. Ésas que vos 20 años después las citás en un tuit así nomás, con 15 palabras y todos saben cuál es. "La del tipo que se queda en un embotellamiento y se pone como loco". Listo. Todos saben. "Embotellamiento furioso" con Michael Keaton. Mientras tanto, en una galaxia muy muy lejana, ya seestá filmando la secuela de aquel famoso film del calor: Haz lo Correcto: Cómprate un split. ¡Hasta la próxima, amigos!

domingo, 24 de febrero de 2013

QUERIDO TWITTER (34)

QT: Como nunca tuve personalidad —confieso— me hice una en base a quisquillosidades. Así, por ejemplo, en los bares me siento siempre contra una ventana. Y comer, bueno, no te como de otra forma que no sea directamente de la fuente. Y no, no le pongo aceite a la ensalada, podés creer. Y no uso medias, nunca, ni en invierno. Y para bañarme tardo 45 minutos. Y música en español no te escucho. Y el diario lo leo de atrás para adelante, empezando por los chistes. Ah, sí, así soy yo. Especial. Es así, es mi personalidad. Me costó mucho forjarla. Veinte, treinta peculiaridades caprichosas e irrelevantes = una personalidad. Tomen nota los que anden flojos en la materia. Es re-más barato que ir del psicólogo.

QT: Lo que no se puede hacer de ningún modo —dictamino— es parar en un semáforo rojo, esperar un rato, impacientarse y luego violarlo. Si lo pasás, pasalo de una, viste. Es la única manera. Si ya esperaste la eternidad de segundos que esperaste, esperá un cacho más, loco lindo. Violar el semáforo cuando está a la mitad o capaz que ya justo por cambiar es lo más incivil que hay, incluso más que no ir a votar porque te quedan pocos cuadraditos vacíos en el DNI como hago yo.

QT: Las mayores ganas de morir en esta vida —exagero, que es lo que se hace en Twitter— las he sentido cuando me informan de cuánto pesó un bebé. ¿Cómo se hace para que te importe algo así? ¿Qué vueltita escondida del cerebro se te interesa por semejante información? Gramos más, gramos menos, si nació sanito y no lo tuvieron que incubar, ¿qué diablos importa el dato? El peso de un lechón a ser asado, en comparación, es un dato pero casi infinitamente más atractivo, ¿no les parece, amigos?

QT: Esto alguien tenía que decirlo —digo—, y lo digo: la cerveza, señores —por más que digan— es la bebida de las viejas. Alcohol ma non troppo, gasificación, un amargor que ninguna vieja que se precie de tal desdeña... en fin: que no hay señora mayor que no tenga una cervecita en la heladera. Las publicidades pueden mostrarnos otra cosa, a saber jóvenes danzando en una playa, meta escabiar el rubio elixir, pero nada que ver. Los jóvenes, de tanto que no les venden birra en los kioscos cuando son menores, ya se acostumbraron a la Coca Cola y todas esas porquerías con azúcar, y la reserva moral de la patria cervecera son las viejas. En cuanto a la publicidad, ya lo sabemos, es algo que no tiene nada que ver con la vida ni con nada: se trata de una idiotez carente de todo sentido que debería hacernos reflexionar no ya como seres humanos, sino directamente como mamíferos.

Aforismo # 7341: La desgracia siempre es con suerte. Si no es tragedia.

QT: Hablando en serio de clasificaciones de gente —una rama de la ciencia que cayó un poco en descrédito culpa de Lombroso y esa gente— hay dos tipos en el mundo: los que dejan y los que son dejados. Posta. Claro que a veces, cada tanto, un dejador se hace dejar, más que nada para probar nuevas emociones. Y a veces, cada tanto, también un dejado deja; para que no digan. Y vos, sí, you, crazy diamond, ¿de qué lado estás?

Aforismo # 153: Las "malas lenguas", aclaran siempre. Como si hubiera otras.

QT: Qué perversión hace que la gente todavía mire películas, me pregunto. La peor de todas —contesta con sabiduría la fan número uno de estas columnas—: el matrimonio. Te dije o no te dije que te iba a publicar, María. Saludos a todos, y será hasta una nueva edición de Querido Twitter, ahora con nuevo management, sin fotitos, como tal vez hayan notado (*). Los esperamos.

(*) Los expertos aseguran que sin fotitos el blog queda "más literario". Qué sé yo.

viernes, 1 de febrero de 2013

QUERIDO TWITTER (33)

Prostérnense, mortales.
Querido Twitter: "La Mejor Pizza" —dictamino— es una categoría triste. Siempre se escucha esto de boca de gente que dice conocer los sitios donde se come cada "mejor cosa". A qué no sabés donde se come La Mejor Pizza. Qué sé yo, loco, es un cacho de pan con queso, aflojale; qué tan "mejor" puede ser una pizza. Decime "El Mejor Lomo Strogonoff", bueno, qué se yo. "La Mejor Paella", 'tamo de acuerdo. Hay una elaboración, unos procedimientos. Pero "La Mejor Pizza", "El Mejor Pancho", 'cuchame. El Mejor Pancho lo hago yo dos veces por semana. Salchicha Paladini, pan Fargo, Savora. ¿El secreto? No tiene. Terminemos con la pavada, argentinos. Por favor. Muchas gracias. 

QT: Llevé mis escritos —confieso— a un taller literario. Y me dijeron que están para el martes. Obvio que ese día voy y el tipo me dice que está todo mal, la gramática, la sintaxis y la ortografía. Porque ya sabemos como son los mecánicos. "Te tuve que poner como 150 acentos, loco, tenés todo descuidado, ni un mantenimiento le hacés, ni el corrector de Word le pasás". Y andá a discutirle algo.

QT: "El mundo está lleno de minas, no te vas a hacer problema por una" y "para qué querés dormir, ya vas a dormir cuando estés muerto" —enumero— son dos frases hechas por las que gustosamente me convertiría en asesino. Y bastante serial.

Son momentos nada más.
QT: La felicidad —lo sabemos— no existe: son momentos nada más. Así reza la sabiduría popular. De la desgracia y el bajón, en cambio, no puede decirse lo mismo. Qué macana, no, amigos. Pero no nos caigamos, y pensemos que la idea se deja traspolar fácilmente: la democracia, por ejemplo, tampoco existe. Son momentos nada más. Y la salud. No existe, son momentos. Y el amor. Todo lo que uno necesita y considera deseable, parece ser, no existe, son momentos nada más. Las porquerías, en cambio, sí existen. Mosquitos, depresión, programas con Listorti. Eso dura y dura. Nunca son momentos. Me cago en Dios, que tampoco existe, aunque no sé si al menos serán momentos.

QT: Qué vicio preocuparse por la vida de uno, no. Qué carajo nos tendría que importar, después de todo. "¿Mi vida? Qué se yo, ni me acuerdo". "¿Cómo ando? Ni idea. Hace un montón que no me fijo." Nos cambiaría la vida, mirá.

QT: Twitter —defino— es una bolsa de feos y tímidos buscando cariño. Ahí estamos los Poco Agraciados, los Inadaptados, los Discapacitados Sociales, en busca de reconocimiento y afecto. En Facebook, a todo esto, está la gente normal. Esto es claro y hay que aceptarlo de una buena vez, muchachos. Twitter es la Bolsa de Feos Buscando Cariño y los tuits no son otra que avisos clasificados. Mejor saberlo y dejarse de joder. Oh, sí.

jueves, 20 de diciembre de 2012

MIENTRAS TANTO, EN UN DIARIO MEXICANO...


Gracias tuitero que mandó allá en Twitter, cuyos datos particulares se me perdieron. Aparecete que te saludamos.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

QUERIDO TWITTER (32)


Querido Twitter: Me parece muy bien —opino— eso del voto hasta las 16. Es que se hace muy tarde cerrando a las 18, después son las doce y el recuento siempre es lento y no se sabe quién ganó, y tenés que andar madrugando para enterarte y es domingo, y nada más triste, ya se sabe, que quedarse levantado un domingo a la noche, y encima nomás para comprobar qué sí, que ganó ése que vos no hubieras votado ni que te pagaran la coca y el chori diarios hasta los 75 años. ‘Jate joder. 

QT: Que una película correcta y simpática como Esperando la Carroza se haya convertido casi en un mito cultural argentino —se me ocurre— dice bastante sobre nuestro cine. Todo bien con el mencionado filme, a mí me ha divertido como a todo el mundo, pero vamos, es apenas una comedia bien hecha, ¿qué tanto escombro? Que la segunda parte, que el director’s cut, que el aniversario y la reunión del elenco y la comunicación vía medium con Julio de Grazia, falta que salgan las figuritas o los muñequitos en el Kinder sorpresa un poco más, ‘cuchame. ¿Si soy crítico especializado en cine? No, claro. No sé, bah, pará, ¿por qué no? ¿Qué hace falta para eso, aparte de haber mirado algunas películas y cumplimentado el bachillerato?

 QT: Los placeres reflexiono se pagan, y toda felicidad tiene un precio. La vida, al cabo, no imita al arte, Oscarcito Wilde querido: imita al capitalismo.

QT: Con motivo del afortunadamente ya superado Día de la Madre, consulto al lectoraje acerca de si la gente que no quiere a su mamá (que es un montón) en tal fecha va y festeja igual, haciendo un culto de la hipocresía. Ante la falta de respuestas (es un interrogante incómodo, se ve) propongo celebrar la jornada patriótica con un aforismo de Narosky (que tiene Twitter y va mandando fruta, mirá si no va a tener Twitter Narosky si es justo para aforismos): “Mientras existan madres, existirá la ternura” dice nuestro pensador, provocando el “awwwww” fácil de la teleplatea. Por último, y para que la joda sea completa, largamos un concurso de aforismos que inicien con el inciso “ser madre”. Alguien propone que “Ser madre es parir, y parir es cagar un ropero”. Conmovedor y tremebundo, pero termina ganando otro que reza: “Ser madre es sacar un carnet que te autoriza a romperles las bolas a una serie de personas, conocidas como "hijos" durante toda su vida”. Una semana en Bariloche con todo pago, menos la estadía y el pasaje.

QT: Algo extrañado, pregunto por la ausencia de uno de mis más queridos amigos de la twitósfera, el ilustre Alejandro Rozitchner (yo lo sigo, él me sigue, ejem), y me informan que se anda expresando poco y nada porque está muy ocupado escribiendo un libro. Qué mal, eh objeto de inmediato: no se escriben los libros, cualquiera lo sabe, a mí me lo enseñaron de chico. Con lápiz en todo caso, y en el margen. Suave, cosa que después se pueda borrar. ¿Qué andará ensuciando ese loco lindo, una obra del padre?

QT: Si vamos a adoctrinar a la población sugiero hay que dejarse de boludear y en el entretiempo del Fútbol Para Todos 2013 arrancar metiendo no ya las consabidas publicidades oficiales previamente grabadas sino un piola bloque de 678 en vivo. Hagamolá bien, viste. Incluso para qué esperar el entretiempo. En los laterales, en los tiempos muertos, que entren Barone o Edgardo Mocca a sangre y fuego. El comentario del partido, que no lo haga el somnífero tío Apo sino la siempre flamígera Sandra Russo, fustigando a Magnetto mientras te analiza lo mal que se juega sin wines. El fútbol, ahora lo sabemos, es eso que pasa mientras la televisión pública nos explica la mentira de los medios. La idea es que a la pregunta de “qué tal el partido, ¿ganaron?” el ciudadano futbolero y comprometido con la realidad conteste “No sé, pero cuántas licencias de más que tiene Clarín, eh, qué vergüenza”.

domingo, 25 de noviembre de 2012

QUERIDO TWITTER (31)

Querido Twitter: Si algo hemos aprendido de ver películas —doy en pensar— es que los extraterrestres siempre empiezan atacando Estados Unidos. No falla eso. Derechito a Nueva York o Washington se vienen siempre, como si no hubiera otras ciudades en el mundo. ¿Serán aliens de izquierda que más que con la raza humana lo que quieren es terminar con el capitalismo? Mirá si un día encontramos vida en otro planeta y son todos comunistas. Al final mejor que se paró la carrera espacial, mirá. Ir tan lejos para llevarse un disgusto...

Aforismo sobre la vida # 312: El tanque de inodoro que tira fuerte y se vuelve a cargar rápido es de las mejores cosas que se pueden encontrar en esta vida.

QT: El criterio de belleza según el cual "si me da a bola a mí es linda" —informo— ya es tendencia. Nada embellece tanto a una mujer como ocurrírsele que me quiere justo a mí. Me contestan que "no hay mujeres feas", como si yo estuviera hablando de inescrupulosidad. Nada que ver. Sí hay mujeres feas. Y son, como resulta obvio, todas las que no me quieren a mí. Y si son lindas, más feas todavía.

Queja suelta contra el gobierno # 14: Creí en el kirchnerismo hasta que se me oxidó la parrilla.

QT: Los otros días en la TV rosarina —cuento— salieron a la calle a preguntar qué habrá después de la muerte. "Ay, me mataste", contestaron los primeros tres. Lo juro por mi contraseña de Twitter. La genialidad del "ay, me mataste" como respuesta a esa pregunta radica —además del chiste obvio— en que el tipo parece decir "uy, qué lástima, justo ésa de la vida después de la muerte no me la sé". O "no, sobre ese tema no tengo opinión formada". También los noteros, en vez de salir a la calle a preguntar por Cristina como corresponde salen con cada huevada...

Supuesto diálogo # 211: —Menos en el amor me va bien en todo. —O sea que te va mal. —Sí, horrible.

QT: A nadie se le ocurre beber perfumes, ¿verdad? Bueno, con el café, que lo único bueno que tiene es el aroma, tal vez habría que hacer lo mismo. Vayan pensándolo.

Chiste suelto burlándose de expresiones de moda # 123: ¿Altas llantas? ¡Un tractor!

QT: "En España dicen que en Argentina se están fijando en lo que dicen en España sobre lo que pasa en Argentina" sería un futuro título de La Nación, proyectando solo un poco. Ya no hay hechos ni interpretaciones, se sabe: solo hay reflejos en la prensa española. ¿En serio se rompió el flotante del inodoro? Mirá, acabo de leer El País de Madrid y no vi nada de ningún flotante, vos perdoname. Ah, ah, perdón, salió en "El Mundo", sí. Mirá, acá está: "Flotante de inodoro se rompe en hogar argentino: otro síntoma de la decadencia kirchnerista". Y ahora vemos su rebote en La Nación: "Caso del flotante roto en San Nicolás. Así se vivió en España". Las noticias.

Chiste suelto # 412: No se dice más Ricardo Fort. Se dice queso azul.